Institución Fernán González
 
Fondo machadiano
 
El Fondo Machadiano de Burgos, que la Institución Fernán González custodia en su archivo, está formado por manuscritos de Antonio Machado y libros, escritos, cartas y otros objetos que pertenecieron a Manuel Machado.

La colección documental de los Papeles de Antonio Machado es un conjunto de cuadernos y hojas sueltas, que contienen textos, en su mayor parte manuscritos, completados con escasos ejemplares mecanografiados o impresos. Característica esencial de estos papeles es su originalidad y, en menor medida, su falta de unidad temática. No se trata de originales inéditos, sino de borradores, apuntes, notas. Así se constata por la aparición de estas palabras como título al comienzo de varios de los cuadernos. En gran parte están sin terminar y las caracerísticas que ofrecen las tachaduras, borrones, cambios, supresiones... muestran que no son consecuencia de un día, ni indican que el proceso de corrección de los textos hubiera finalizado.

Otra parte del Fondo Machadiano de Burgos está constituida por libros, documentos, recortes de trabajos publicados en prensa, cartas, fotografías, obras de arte y objetos personales que pertenecieron a Manuel Machado.


Este conjunto documental tiene su origen en la donación hecha, en su día, por Eulalia Cáceres, viuda de Manuel Machado, quien guardó estos papeles como una muestra de cariño y respeto a su hermano. En carta, de fecha 22 de febrero de 1948, dirigida a D. Bonifacio Zamora Usabel, sacerdote y poeta burgalés, académico de la Institución Fernán González, en la que le anunciaba el envío del legado, le encomendaba que se ocupara como archivero y bibliotecario de ello y que "cuidara mucho los libros escritos de Manuel, que el primero de todos era para mí, unos están dedicados y otros no pero todo encierra una vida de intimidad y cariño".

Con el aviso del envío de "los cajones con los libros y demás cosas", que, tras la muerte del poeta, acaecida el 19 de enero de 1947, donó de forma solidaria a la Diputación de Burgos y a la Institución Fernán González, y a título personal a D. Bonifacio, le manifestaba "V. no sabe que va en todo pedazos de corazón".

La Institución Fernán González ha publicado tres volúmenes, en edición facsímil, de estos domumentos.

El Fondo Machadiano de Burgos. Los Papeles de Antonio Machado. Tomo I (1 y 2). Burgos. Institución Fernán González (2004). 527 y 669 págs.

El Fondo Machadiano de Burgos. Las Cartas a los Machado. Tomo II. Burgos. Institución Fernán González (2007). 583 págs.

Eulalia había prometido a Manuel Machado que si él faltaba algún día ella profesaría en un convento, a lo que el poeta respondía "harás bien; tú siempre has sido muy devota y si lo quieres, hazte religiosa cuando yo falte"

Y, efectivamente, "muerto Manuel, ha terminado el mundo", dijo Eulalia a sus más cercanos, y, siendo mujer profundamente religiosa, se dispuso para hacer efectiva su retirada a un convento, no sin antes atender a un sobrino, enfermo de tuberculosis hasta su fallecimiento.

Cedió su casa de la colonia de la Prensa, de Carabanchel, a la institución Cottolengo del P. Alegre, con destino a albergue de ancianos impedidos e ingresó como pensionada en la filial de esta institución en Barcelona, donde falleció el 4 de agosto de 1974, a los 93 años, ya como religiosa de la Orden de Servidoras de Jesús, veintidós días antes del centenario del nacimiento de Manuel Machado.

Cuando la viuda de Machado entró en el Cottolengo, el centro contaba escasos años de existencia. Atendía a unos doscientos enfermos, la mayoría incurables, paralíticos, pobres y algunos rechazados por la propia familia. La institución vivía -y vive- de la caridad, aunque nunca salían sus miembros a pedir limosna, sino que las donaciones les llegaban de forma voluntaria y esponánea.

En el verano de 2014 se recibió en la Institución Fernán González una comunicación por la que se hacía ofrecimiento desinteresado a la Institución de los documentos que conservaban de Eulalia Cáceres, que, tras las oportunas gestiones y documentación, han pasado a formar parte del Fondo Machadiano que custodia por deseo de la citada Eulalia.

Conforme a su voluntad y de acuerdo con el carácter de la congregación caritativa de la que pasó a formar parte, Eulalia sólo conservó un patrimonio documental mínimo por su volumen, aunque rico por su valor sentimental. Consta de cuatro fotografías, una carta autógrafa de Manuel Machado, dos poemas manuscritos y dos documentos de carácter administrativo relacionados con la muerte del poeta.

Una noticia más extensa de la incorporación de estos nuevos documentos al Fondo Machadiano de la Institución Fernán González se puede ver el el artículo de José Manuel López Gómez, Floriano Ballesteros Caballero y María Jesús Jabato Dehesa "Los nuevos papeles del Fondo Machadiano de la Institución Fernán González, en Boletín de la Institución Fernán González, núm. 249, del año 2014, págs. 319-343.